(+34) 960 727 970
(+34) 656 653 139

Experiencia

¿Podemos ayudarte?


Marque ya su 1ª cita Gratuita con un/a Psicólogo/a
o su Entrevista de Admisión para uno de nuestros Máster o Postgrados.

ORIGEN Y HISTORIA

El Modelo Psicoexpresivo tiene una larga historia que se cruza con la biografía de la Autora y Psicóloga Marcelli Pereira Ferraz. Empieza hace muchos años cuando Marcelli, creadora del Modelo de Terapia Psicoexpresiva, inicia como paciente un proceso terapéutico en la consulta de una Arteterapeuta a sus 9 años.

Diagnosticada con hiperactividad, déficit de atención e irónicamente con altas capacidades, sus dificultades de aprendizaje le hacían muy difícil la escolarización. Fue medicada durante 1 año por un psiquiatra infantil, hasta que su madre, Regina Pereira, Artista Plástica, se dio cuenta que cuando Marcelli le ayudaba en sus actividades artísticas se encontraba más tranquila, regulada emocionalmente, con más capacidad de atención y motivación.

Guiada por su intuición, su madre busca un tipo de intervención terapéutica que utilizase el arte como herramienta de trabajo, elección que marcó la vida de Marcelli.

Con tan solo 11 años, después de terminar su proceso arte terapéutico, Marcelli ya tenía claro que estudiaría psicología y se dedicaría a investigar lo que pasaba en la mente humana cuando “hacia arte”.

A los 14 años dedicó un verano a hacer un curso en la Universidad Estácio de Sá en Rio de Janeiro – Brasil sobre el Analice del Dibujo Infantil desde la perspectiva Junguiana.

La propia Marcelli cuenta con humor que la profesora cuando le vio entrar en clase le pregunto si era hija de alguna estudiante, y ella contesto…no, voy a ser psicóloga y quiero empezar a estudiar ya. La profesora le preguntó cuántos años tenía, y ella contestó que 14 años. Toda la clase de mujeres, psicólogas mayores,  hicieron un sonido raro, una mezcla de admiración y pesar.

Después de escuchar el sonido Marcelli pregunto a la profesora: ¿porque esperar a los 17 años si puedo empezar a estudiar ahora? El segundo sonido grupal ya fue una mescla de risas y respeto.

Marcelli cuenta que antes de empezar este curso pensaba que Jung era una ciudad y no uno de los autores más importantes de la psicología moderna, y además tampoco podría imaginar que su literatura sería su gran manantial de información.

Durante su formación leyó las obras completas de los principales autores de la filosofía y psicología, siempre dedicando más atención a los que habían investigado las funciones del arte en el psiquismo humano.

Con el tiempo, ya formada en Psicología, estudió Arteterapia y con tan solo 23 años fue invitada a Coordinar un Proyecto de las Naciones Unidas (ONU) financiado por la Organización Mundial del Trabajo (OIT) llamado Programa de Atención a niños y niñas en situación de violencia sexual a través del Arte.

Conoció la dura realidad del tráfico internacional de seres humanos, ella misma en sus entrevistas define que fue la etapa que marcó un antes y un después en su vida emocional: …conocí lo mejor y lo peor del ser humano, visité el infierno tantas veces, que el propio diablo casi me da las llaves de su residencia. Y fue justo en este infierno desesperanzado, que vi que el Arte, la libertad expresiva, el hacer artístico y la creatividad, eran la luz que iluminaba el camino. Fue en situaciones durísimas que puse a prueba el poder del hacer artístico como herramienta de intervención psicosocial, y vi que sus efectos en ambientes tan hostiles eran más eficaces que cualquier otro tipo de intervención. El los 4 años que trabajé con familias víctimas de violencia sexual, fue el teatro, la pintura, la danza, la música lo que nos ayudaba a respirar frente a tanto dolor. Era a la vez propuesta y respuesta, ocio y salvación”

Al terminar la coordinación del Programa, Marcelli se encontraba emocionalmente muy abatida y resolvió viajar y vivir en diversos países, estuvo en Colombia, Portugal, Paraguay, Argentina,  y en cada uno de ellos fue realizando cursos y profundizando su proceso terapéutico con diferentes recursos expresivos.

Cuando cumplió 27 años migró a Lisboa, ciudad de su familia materna, para realizar un Máster Oficial en Antropología, Migración y Transnacionalidad. En Lisboa conectó con una parte de su vida interior que desconocía, la nostalgia del fado, las calles del “bairro alto”, Fernando Pessoa, la “saudade”… Se reconcilió con sus orígenes portugueses y se enraizó. Como ella misma comentó en sus clases, se dio cuenta que era más portuguesa que brasileña. Que su identidad emocional estaba marcada por sus orígenes lusas y que al llegar en Portugal por primera vez se dio cuenta que había encontrado las respuestas a muchas de sus preguntas e inquietudes.

En Portugal convivió y aprendió de grandes artistas, músicos, poetas, bailarines, dramaturgos, cantantes, intelectuales lisboetas, hizo amigos de todo el mundo, lo que forjó su carácter internacional y le ayudo a empezar a dar forma a una idea que ya se cocinaba desde sus 9 años: ¿Qué función cumplía el hacer artístico y expresivo en la evolución humana?

En tierras portuguesas sus ideas se fueron ampliando como un puzle en el que cada pieza tiene una gran importancia, porque sin ella nunca nos acercaríamos a la imagen final.

En Lisboa organizó en la Facultad ISLA – Lisboa el 1º Postgrado en Terapias Expresivas Interdisciplinar, basado en el Modelo de trabajo de Natalie Rogers. Fundó al lado de grandes profesionales del mundo de las terapias expresivas, la Asociación Internacional de Terapias Expresivas, la primera asociación Ibérica dedicada al tema. Realizó con sus compañeros el 1º Congreso Ibérico de Terapias Expresivas, publicó y coordinó como co-autora sus 4 primeros libros, donde ya podemos encontrar el germen de lo que pasaría a ser el actual Modelo de Terapia Psicoexpresivo.

En su primer Libro publicado en 2009 ya cuestionaba el impacto de la utilización de varios recursos en contraposición de la utilización de solamente 1 recurso, que ella muchas veces llamaba de Arteterapia Clásica. Encontramos los primeros presupuestos de lo que 6 años después ella definiría como Psicoexpresión.

Su Máster en Antropología, Migración y Transnacionalidad le acercó al estudio de la evolución humana y la paleoantropologia, profundizando en las fases y procesos de humanización, cruzándolos con el aparecimiento fósil y la evidencia de la utilización de cada Recurso Expresivo, y proponiendo hipótesis sobre su impacto en la propia evolución humana y en el desarrollo del psiquismo.

En 2011 se muda a Valencia – España y empieza su Doctorado en Educación, donde propone crear un modelo psicoeducativo utilizando los recursos que hasta entonces conocía. Empieza a aglutinar los actuales 15 recursos que trabaja la Escuela y a estudiar profundamente la propiedad terapéutica de cada uno de ellos.

Crea el Instituto IASE con el apoyo del futuro padre de su hijo, y empieza en España con  la 1º edición del Máster en Terapias Expresivas que ya había coordinado durante 7 años en Portugal.

Mantiene sus clases en Lisboa durante los primeros años que vivió en España. Hasta que tiene a su hijo, quien a sus 4 meses de edad ayuda a Marcelli a entender lo que futuramente define “el despertar psicoexpresivo”.

Ver el desarrollo biopsicomotor y psicoexpresivo de su hijo, hace a Marcelli platearse día a día nuevas hipótesis sobre el impacto de la estimulación creativa y la capacidad innata del hacer artístico y su función en el desarrollo del psiquismo.

Con su hijo se dio cuenta que las etapas del desarrollo infantil eran un “revivir” de las etapas filogenéticas de la especie humana, donde cada etapa se relacionaba con una capacidad y un tipo de recurso.

En una entrevista habla  “…Paquito, mi hijo, fue a la vez mi gran incógnita y mi gran inspiración, me permitió ser espectadora de la evolución no sólo de mi proprio hijo, sino también de nuestra propia especie. Paquito me condujo libremente por las fases homínidas, hasta encontrarse con las capacidades que definen el Homo sapines (pensamiento lógico y habla), pero hasta este momento le seguía a cada instante y le veía eligiendo jugar y disfrutar de cada recurso (pintura, baile, sombra, música) que iba de acuerdo con su etapa evolutiva infantil y que cruzaba con características de las fases de humanización de nuestra especie.”

Cuando su hijo cumple 1 año, Marcelli funda la Escuela de Terapia Psicoexpresiva dedicada exclusivamente a formar Educadores, Terapeutas y Facilitadores dentro del Modelo de Terapia que ella crea y patenta.

A partir de este momento los cursos hasta entonces ofertados, son revisados y pasan a beber directamente de las ideas y propuestas de la investigadora y del equipo de la Escuela.

Eso hace que cada formación pase a tener una exclusividad teórica y una innovación metodológica propia, de una autora que bebió de varias fuentes teóricas, que se entregó de cuerpo y alma a investigar algo que vivió en 1º persona, que circuló por Escuelas Latinoamericanas y Europeas y que conoció personalmente las grandes figuras del universo de las terapias expresivas, artísticas, creativas y simbólicas.

Todo este cúmulo de experiencias,  hizo que Marcelli cocinase hipótesis, las validase a través de su experiencia con grupos, las compartiera con sus estudiantes y amigos, las debatieras y las refutara en sus debates con investigadores, además de experimentar  su propia eficacia clínica.

La historia del Modelo Psicoexpresivo es consecuencia de una sencilla pregunta, ingenua quizás, pensada por una niña de 9 años, que había nacido en un entorno austero con dificultades adaptativas, y que encontró en el hacer creativo el sentido y el destino. Como la propia Marcelli define, fundar la Escuela Psicoexpresiva no era una meta empresarial, siempre fue un destino y una necesidad existencial.

 

Texto Extraído de la Entrevista a Marcelli Pereira en 2016.

 

No votes yet.
Please wait...

NUEVA POLÍTICA DE PROTECCIÓN DE DATOS más información

Está a punto de entrar en vigor una nueva legislación de ámbito europeo destinada a una mayor protección de los datos personales de los consumidores. Esto implica que para poder seguir recibiendo nuestras comunicaciones acerca de cursos que ofertamos, a partir del día 25 de mayo necesitamos su consentimiento. Da tu consentimiento e infórmate. Da tu consentimiento e infórmate. Al hacer clic podrás:
Dar el consentimiento e informarte sobre la nueva normativa de protección de datos.
Además, si así lo deseas, tendrás la oportunidad de oponerte a la utilización de tus datos personales.

Cerrar